Thursday, June 26, 2008

MetaCómics

No son historietas, no son poemas. Es una sucia intersección entre ambos.

Aviso: No pierdan de vista mi otro blog (betteo365). A partir del 29 de junio se pondrá chévere.

Thursday, June 19, 2008

Sueño que sueño

Para Nadie, hermoso compañero

El final de la noche se aleja irremediablemente. La calle es azul y solitaria. Todas la ventanas están cerradas y alineadas como cuadros de piedra matemática. Una de ellas -la ventana más triste de todas- se abre lentamente. Rechina. Nadie la ha abierto en siglos. O tal vez se abre todas las noches para asesinarme mientras duermo. No lo sé.

Once dedos desnudos asoman del agujero y me invitan a entrar. Las piernas las siento débiles, pero me quieren llevar solas (¡gangrena de voluntad!) hacia el negro portal rectangular. Silenciadas las bisagras y abiertas las hojas de la ventana, mis piernas traicioneras me internan en el silencio amoratado de la nueva habitación. Adentro me espera alguien… Veo que los once dedos fueron producto de mi imaginación: resulta que ella no tiene manos. Su espalda está pegada con sangre a la silla, inmovilizándola. ¿Quién abrió la ventana? ¿Quién es esa bestia? ¿Cuál es el sentido de su sufrimiento? Su cara sin ojos me recuerda la imagen que vi en el espejo esta mañana.

Entreabro el sueño para borrar la pesadilla. Esta alucinación tiene una fina corteza: ahora es traslúcida y deja ver otra capa interior, más extraña que la otra. Qué hermosa cebolla negra.

Los pájaros sin cabeza se han levantado: chillan por un sol que no funciona correctamente; el astro está caminando dormido o está drogado de muerte. Tampoco conozco esa respuesta… Parece rodar por el horizonte como una moneda oxidada. Tiene los bordes deshechos, llena de lastimaduras el horizonte.

Una nueva capa no termina de ocultar el plomo astronómico. Todo es intermedio, todo es incómodo… La figura sufriente de la silla está más y más cerca de mí: huele a sangre jabonosa. Su espalda no puede despegarse del asiento. ¿Por qué yo estoy tan cerca? ¿Por qué yo sufro también por ella?

Debajo, sobre el suelo, aparece la siniestra semilla de la desesperación. Como un niño pequeño, la aplasto furiosamente con el pie para ver correr la pus. Cierro los ojos. La ventana se mueve lentamente como una boca. Saliva por la distancia como una flor excitada. Descubro un hilo de plata entre la figura de la silla y el hombre que sueña mientras escribe.

Detengo la marcha. Dejo de teclear. Prendo el ventilador y el cuarto comienza a girar lentamente. El suelo gime tristemente como una alfombra de abejas dormidas. De pronto, las columnas que sostienen esta recámara cobran nuevas formas: son brocas de taladro perforando la piel elástica del techo… Cebolla negra, ¿cuantas capas tienes?

“Alto. ¿No habías detenido la marcha?”, pregunta dulcemente la figura de la silla. El nudo que nos conecta se ha aflojado y las aves sin cabeza dejan de chillar. Con sorpresa descubro que los hechos se han deshecho: un sol saludable está clavado en la punta del cielo. Ella es una mujer con voz de mujer, cabellera de mujer, ojos de mujer, manos blancas de mujer. Diez dedos. Su espalda es hermosa y limpia. La sangre y la silla han desaparecido. La ventana es amplia, las nubes de leche me invitan a salir. El final de la noche ya no se aleja irremediablemente.

Tuesday, June 17, 2008

Dibujando rostros (2)

Qué guapos, qué jóvenes, qué exitosos...

El primer intento no me dejó satisfecho. Nadita. Por eso mismo intenté de nuevo al día siguiente, ahora con un estilógrafo más delgado y armado de mayor paciencia. De hecho, aventuro mi primera recomendación para los futuros moneros: LA ANSIEDAD ES EL PEOR ENEMIGO DEL DIBUJANTE. Con paciencia se llega al cielo.

En el segundo intento cambié un poco el enfoque... Cuando copiamos de fotos o del mundo real, no todo es trabajo de observación: también hay que utilizar el cerebro (cosa en la que Adriano seguramente me vence; yo no podía despegar los ojos de las fotos). Los dibujos resultaron ligeramente caricaturizados.

El tercer intento: aquí. Dibujé manos, cuerpos y ejercité mi trillado sentido de la composición.

Y para terminar, chequen el ejercicio original del inspirador/conspirador Adriano: aquí. Gotcha!! Habrá que recapacitar sobre su recomendación... Yo obtuve mis "horriblemente retocados" y "aburridos" modelos de la revista CARAS (2007).

Monday, June 16, 2008

The Horde, IGOR BARANKO (Humanoides, 2004)


Chris Ware no apareció entre mis influencias. Pero mereció un post aparte. Lo mismo puedo decir de Igor Baranko, historietista ucrano (¿ukraniano?). Fuckin’ awesome!

No suelo decir “todos los cómics deberían ser así”, pero leer "The Horde" me pone en ese track de pensamiento. Un último checheno inmortal recorre Europa del Este buscando su tierra prometida (¡ídolo!). Mientras tanto, Ivan Apelsinov, Dictador de Dictadores, busca revivir a Ghengis Khan para dominar de una vez por todas el Oeste. El mundo completo es Asiaeuropa y no necesitamos mejor terreno para la más siniestra aventura balcánica….
Baranko, formidable dibujante, nos transporta a un 2040 repleto de desquiciadas ideas de exiliado: mutantes telequinéticos de Chernobyl, embarazos alienígenas, Newton y Lincoln han sido clonados y deshechados, los lamas en la revolución de octubre, gitanos telépatas, violencia a cuadro, sexo tántrico y pa' acabarla de disfrutar, el cuerpo de Lenin ha desaparecido. "The Horde" son 140 páginas de hechicería cyberpunk a la orden de un stalinismo futurista donde todas las drogas han sido legalizadas y una hipotética fuerza mongola representa el nuevo totalitarismo.
El genial ucrano (¿ukraniano?) puso el número exacto de cartas sobre la mesa; incluso, algunas de ellas están volteadas (me encantan las historias intencionalmente incompletas). Es más, si lo leemos de corrido tiene el timing y la duración de una película. Tony Sandoval dijo “Es como leer Hellboy”. Difiero: es mejor.

Conocí el trabajo de Baranko gracias a Bachan y creo que fue el descubrimiento más sabroso del 2006. No se pierdan también “Scaggy the Lost”, crónica caricaturesca de un vikingo en América precolombina. ¿Entienden mi punto? Todos los cómics deberían ser así

Sunday, June 15, 2008

Nuevas texturas

Los días transcurren a la misma velocidad que desciende el nivel de mi botella de tequila y el contenido del frasco de removedor de pintura Comex. O tal vez más lento.

Lo que ven arriba, atentos lectores, explica claramente el estado de esta nueva casa. Por cierto, sigo fiel a mi tradición y sigo rentando mis metros cuadrados (¿Algún día este artista comprará un inmueble? La moneda sigue girando en el aire. No sabemos si caerá en territorio mexicano).

Obedeciendo una extraña corazonada rentamos este lugar sin conocer sus resquicios. La vista exterior y la localización son insuperables; el interior resultó amplio, interesante, multifuncional y multiambiental. El soundtrack cotidiano es desquiciante y fascinante a la vez y merece un artículo aparte. Mejor cerremos las orejas y abramos los ojos.

Y que empiecen los exorcismos: ¿Qué clase de gente pone tres capas de linóleo sobre un perfecto piso de mosaico? Lo arruinan, me arruinan, hacen feliz mi neurosis. ¿Qué clase de sujetos nefastos colocan papel tapiz imitación madera sobre madera perfecta? Hacen de nuestros clósets una pesadilla. ¿Qué clase de cabrones inmundos pegan mocos en la paredes y los abandonan como souvenirs para las futuras generaciones? ¿Qué tipo de inquilinos despreciables pintan los vidrios del baño, no con una, sino con dos capas de pintura, bloqueando la luz natural? Cabe mencionar que hubo que retirar con espátula toda la cera de vela regada por el piso de un sitio oscurecido por sus neuronas obstruídas. Por cierto, una de las capas de pintura es PLATEADA. ¿Qué clase de imbécil pinta las paredes con naranjas, salmones, amarillos, verdes, turquesas, cuando un sencillo blanco fuera suficiente? ¿Tan descolorida sería su lamentable vida? ¿Qué mentalidad atorada forra de clavos una pobre pared (a veces dos clavos por agujero) con una función que prefiero desconocer? ¿Quiénes? ¿Por qué? ¿Cuándo? Cualquier vestigio de ellos –y su horrenda presencia pretérita- fue sostenido por este servidor con una actitud asqueada, meñique levantado casi gay y botado a la basura con inmenso alivio.

Horas y horas raspando pintura, levantando falsos pisos, salpicando bilis por todos lados. ¡Podría estar dibujando, chingá! ¡Podría estar alimentando a los niños de África, joder! (risas sarcásticas). Poco a poco, mi hábitat va tomando personalidad, nuestra personalidad, y mi hígado y mi cerebro descansan por ratos breves. La recámara de la esquina, la que llamamos “el cuarto Silent Hill” no tiene solución todavía. Lo que sí se va solucionando es mi mal humor, gracias a su hombros que he batido de lágrimas. Lo he dicho antes: Viva Blog.

Friday, June 13, 2008

Tuesday, June 10, 2008

Salgamos a mi azotea

No es mi azotea, no es mi catedral, tampoco es mi ciudad, pero tampoco es mi vida. Veo los delgados hilos que me sostienen desde el cielo--- no me atrevo a cortarlos.
(inspiración de cybercafé).